sábado, 4 de agosto de 2012

Rasgar el velo de la dualidad de Andreas Moritz


Estoy entusiasmada con la lectura de este valioso libro titulado Rasgar el velo de la dualidad. Una guía para vivir sin juzgarse y ver con claridad de Andreas Moritz, sin duda, una persona sabia, iluminada y con conciencia de discernimiento y ecuanimidad. Con su obra nos aporta una visión integradora que contribuye a sanar y a enriquecer el mundo, comprendiendo la dualidad como paso previo a la unidad a la que estamos todos destinados. Este libro ya no va a separarse de mí. 

Aquí os dejo un fragmento:

"Si un problema particular, como una dificultad económica persistente o una debilidad física, nos provoca miedo en lugar de alentarnos inmediatamente a buscar una solución rápida, tal vez es porque debemos permitirnos sentir miedo o inseguridad durante un tiempo. No podemos experimentar la intrepidez a menos que primero hayamos experimentado el miedo. Quizás tememos no poder cumplir con las expectativas que los demá tienen acerca de nosotros o cometer errores y que nos juzguen por ello. El miedo se centra en nuestro estado de salud o en la expectativa de tener que morir algún día. 

Saber y aceptar el miedo que sentimos es el primer paso y el más importante para superarlo. "De acuerdo, tengo miedo de hablar por mí mismo" es un ejemplo de cómo podemos trasladar más miedo del dominio subconsciente al dominio consciente. Debemos atrevernos a cometer los errores que tanto tememos y dejar que los demás lo sepan. Así se elimina rápidamente cualquier temor a decepcionar a os demás o a uno mismo.

(...) Tras la máscara del miedo se esconde una oportunidad."        

Extraído de la página 295 de Rasgar el velo de la dualidad de Andreas Moritz. 

Este autor es especialista en medicina ayurvédica, shiatsu, y medicina vibracional. También es el autor del best seller Limpieza hepática y de la vesícula y de libros como Los secretos eternos de la salud y El cáncer no es una enfermedad, entre otros.    

2 comentarios:

SOLO DE INTERES dijo...

Me parece muy acertado, si dejamos salir el miedo, es el primer paso a vencerlo, más que a los demás es el reconocerlo ante nosotros mismos, y ello nos permitirá trabajar en él, es por ello que en la terapia, el sólo decir las cosas, ya nos hace sentir mejor, en mi opinión. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana

Franziska dijo...

Yo aquí he dejado un comentario, hace algunos días. Puede que estés de vacaciones y no hayas actualizado
pues yo tomé la referencia de un libro que el día tres busqué en la biblioteca municipal a la que acudo.
Sí estoy segura de lo que digo:
"Limpieza hepática y de la vesícula"deAndreas moritz, que, por cierto no lo tenían.

Un abrazo, querida María Jesús