Cuaderno de Poesía

Safe Creative #1001045251135

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. El contenido de esta página es creación y propiedad de María Jesús Verdú Sacases, la autora, y está inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual.

 




           Cuaderno de poesía 
 
Poesía 13

En una estela de besos
confluyo con tu amor,
ese sentimiento sólido y sereno
que me mantiene ligada a ti
después de tantos años...

Te oigo respirar a mi lado
y percibo el aliento de tu cariño
y en ese momento agradezco
la infinitud
de tu corazón.

Autora texto e imagen: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

Poesía 12

Me riegas con tus besos
y me bañas con tu amor y tu ternura
en un manantial
donde fluimos serenamente.

Caminamos en un sendero de ilusión
donde las nubes se han postrado en el suelo
y lo han reblandecido.

Así que nos tumbamos en ellas
y nos perdemos en ese olor a cielo...

Nos vemos soñando
en dirección a las estrellas
y seguimos el movimiento cíclico
de la vida,
transformándonos y cambiando
en la evolución de nuestros días juntos,
siempre a tu lado,
pronunciando tu nombre.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

Poesía 11
Me siento bendecida
por ese rayo de espiritualidad
que embellece los segundos contigo
en cada uno de los cuales
confluyen nuestras almas.

Me llevas en silencio
a este espacio
que compartimos desde hace años
y me emociona
que conserve aún
esa magia única
que me enamoró de ti.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto e imagen  inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

Poesía 10

Me enamoras cada día
con tus palabras y tus susurros,
mientras me encierras
en tu sueño de infinito amor.

Besas mi alma, mis corazón, mis ilusiones,
los maceras y los fortaleces
con la ternura
que brota de tu ser
y con ese soplo
de confianza y de certeza
que depositas en mis actos.

Agradezco que mi mayor bendición
sea compartir los primeros
rayos de sol contigo
cada mañana.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

Poesía 9

Me poso en tus recuerdos
con la confianza de un alma sosegada,
cuya emoción alborotada
ha templado el paso del tiempo,
casi a escondidas,
gracias al amor auténtico,
que surca un océano
tan lleno de vida,
que empuja a mi embarcación
eternamente rumbo hacia ti
en un mar de almas gemelas,
cuyas olas danzan en un incesante vaivén
al compás de tu respiración
en armonía con el latido del mundo.

Me llenas de tus besos y tu ternura
y me enamoro de tí
una y otra vez,
como en una secuencia sublime
donde se confunde la vida con el sueño
porque tú eres mi sueño y tú eres mi vida.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

Poesía 8

Llevo tu nombre en mis labios,
sedientos de tus besos,
codiciando tu sabor.

Las gotas de lluvia resbalan en tu piel
y su humedad se confunde en mi boca,
colmada de ti.

Hacemos los primeros pasos de nuestra danza,
al compás del momento,
deteniéndome en él
para recrearme en su plenitud.

La oscuridad alienta nuestra intimidad,
mientras las palabras, los susurros y los deseos
reposan en el lecho,
cuando el resplandor del día se ha difuminado
y la luna se adueña del cielo.

Proyecto mi halo de felicidad a las estrellas,
que danzan,
dejando una estela de luz infinita,
que ilumina cada noche
nuestro camino de amor.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

Poesía 7


Me elevo con tu sonrisa
hacia el destello de tu cálida mirada,
transparente como tus acciones,
las cuales endulzan mi existencia
con el azúcar
de una dulce ensoñación a tu lado.

Envuelves mis momentos contigo
con tu bondad y tu belleza
y los elevas hacia lo divino
en una espiral de amor.

Liberaste mis miedos,
redescubriste mi potencial
y abriste mis expectativas al mundo,
despertando mis sueños dormidos,
cuando el sufrimiento
había aletargado mis deseos.

Prendiste la luz en mi pecho
y animaste a la luna y a las estrellas
a reavivar mis ilusiones,
cuando la oscuridad
yacía en mis entrañas
y el dolor había alejado
cualquier rastro de esperanza.

Me hiciste sonreír a la vida,
difuminaste la nebulosa
que empañaba mis anhelos
y retornaste el edén a mi entorno,
floreciente de tus brotes de amor,
sobre la tierra empapada de tus besos,
colmada de tu ternura,
fertilizada por tu equilibrio
sobre el cual las flores de azahar
emanan el aroma de tu cuerpo
y cantan canciones de felicidad,
mientras se muestran en todo su esplendor
para seguir germinando en tu alma.

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

Poesía 6

Tu voz se columpia
entre las espigas dobladas por el viento,
tu sonrisa se esconde tras cada rayo del alba,
tu silencio reposa sereno en el lago callado,
donde destellos luminosos
juguetean en su superficie ondulante, plateada,
colmada de tu luz y de tus caricias,
que seducen al paso del tiempo,
maravilloso y enternecedor contigo,
donde los sueños no acaban
y se prolongan conocedores de su eterna existencia
por la acción de tu amor.
Me mojas con tus besos,
mientras me hundo en ti
y me impregno del silencio de tu fondo,
empapándome con tu aliento...
llenándome de estrellas,
que reposan en la paz de tus aguas serenas y profundas,
atraidas por tu calma.
Me elevo con tu equilibrio
hacia la bóveda celeste,
donde me mezclo con los ángeles y las hadas,
en un sendero de belleza
hacia tu corazón leal.
Les susurro tu nombre a los seres alados,
que me envuelven de un manto de energía transmutadora,
que me guía hacia un cielo envolvente,
de mimos y de ternura,
y aterrizo en nubes de algodón,
en un paseo multicolor
donde al final del camino
entro en unidad con tu alma.
Lloro por ser tan feliz,
por alimentarme de tus momentos mágicos,
en los cuales tu encanto contagia su belleza a mis días,
cuando el arco iris se posa sobre tus ojos
y se deja seducir hasta que tu mirada lo engulle.
Me envías gotas de lluvia
que  me hacen vibrar,
mientras empequeñecen y se cuelan
por cada poro de mi piel
y me nutren,
me llegan profundo,
en dirección a lo más íntimo de mi ser,
al cual ennobleces con tu sabiduría.
Y me alzo ligera,
y me caigo dormida en ti cada noche.  

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

 

Poesía 5


Me encierro en tu alma,
llena de luz suave, ténue, serena, etérea,
como la que se cuela en el mar
cuando recibe al día
y la noche corre su velo
y se escapa con las estrellas y la luna
para esconderse
en la playa de pescadores,
tras olas incansables como cometas fugaces,
coronadas de espuma con olor a sal.

Las caracolas y los delfines me acompañan al fondo
hasta tu parte más íntima,
anclada en un navío de silencio con bandera de eternidad,
en cuya proa nace la paz.

Surco la bahía de agua cristalina
tras la estela del deseo
en busca del sol que sale cada mañana
de tu mirada
en dirección a tu sonrisa
con la que confortas a un mundo ansioso de amor.

Suelto lastre para elevarme
rumbo a tu resplandor eterno,
embebiéndome de la ligereza del ser.

Eres un soplo de frescura
que insufla mi cuerpo de energía incansable,
que fluye ansiosa por mis venas en ebullición,
empujando mi embarcación a toda vela
en un océano de ninfas y sirenas.

Desembarco en el puerto de tus besos,
profundos como la lluvia renovadora
que devuelve la vida al planeta,
besos que engrandecen un sentimiento sin igual,
besos que se unen con los rayos del alba
y se entremezclan con la luz matinal.

Me mece el suave oleaje
que muere en la orilla
y renace una y otra vez
en perfecta sincronía
con el latido de la tierra,
mientras cierro los ojos
y visualizo tu sombra,
inmortalizada en mis sueños,
acompañada de tu voz pausada,
cantando juntas hasta el amanecer.

Me elevo con las notas de nuestra melodía
y toco tus labios
en una vibración que conecta con los ángeles.

Me convierto en tu serenidad, en tu sosiego,
en tu sensibilidad y en tu equilibrio
y me siento la línea del horizonte marino
tras la cual se oculta el infinito,
entre brumas y leyendas de piratas,
en un torbellino hacia lo desconocido,
donde sigues estando presente,
tras los límites conocidos,
en mi subconsciente,
en cada poro de mi piel,
en cada escondrijo de mi corazón,
en cada pensamiento,
en cada acto por el que converjo hacia ti
y no importan las dificultades existenciales
porque más allá de todo,
estás tú.         

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

 

Poesía 4

Me abro a la luz
que penetra en tus ojos de ensueño
y me fundo con ella
para hundirme en tu belleza interior
y descubro ante mí un paraíso soñado,
donde me libero lentamente
al compás de tu respiración pausada,
colmada por tu paz interna.

Esta sensación latente de calma que me transmites,
me conduce a estar plenamente en armonía conmigo misma
hasta que llego a un punto
donde me asomo a tu alma,
entre susurros y suspiros,
cuando me atrapa una sublime conexión
con una sabiduría ancestral
y el sosiego de un corazón experimentado.

Te siento anclado en mi ser,
presente en mi conciencia,
expandiéndote en mí,
vibrando en la misma sintonía.

Sigo hasta la eternidad
confundiéndome con tu esencia
y enamorándome de ti
vida tras vida.
Eres el camino,
desde el alba hasta el anochecer,
donde transcurren mis mejores días,
cada vez que sonríes,
cada vez que me alientas,
cada vez que iluminas
mis noches de dolor
en mi senda personal de evolución.

El arco iris brota de ti
cuando contagias a la gentes
tu entusiasmo
y nutres al Universo
con tu visión del mundo.
Siento tu fuerza como una segunda capa en mi piel,
que me impulsa a seguir adelante.     

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
Poesía 3

Clavo la mirada en cada rincón de la casa,
saboreando como tu presencia ausente
vivifica mi alma y reaviva mis ilusiones.

Rememoro tu recuerdo
a la lumbre del fuego del hogar,
aquél que alumbra mi dicha,
cuando estoy contigo.

Nos bañamos en un océano de olas de luz,
que laten al son acelerado de nuestros corazones,
los mismos que se convierten en uno
en el acto del deseo
que nos une para siempre.

Me fundo con cada nota de música,
que emana de nuestro ser,
aquél que la afinidad reunifica en uno sólo,
cuyo biorritmo fluye en el equilibrio espiritual
de vibraciones elevadas
por la felicidad de nuestra sonrisa

Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

Poesía 2

Flota tu nombre mansamente
en el arroyo.

Se deja guiar serenamente
hasta que se detiene en un remanso,
donde pétalos de rosas decoran sus sílabas,
donde lo pronuncias con amor,
donde el sol le envía un guiño de luz
y él le responde con un beso.

Se levanta la brisa
y sopla sobre su inicial para alzarla
y consigue tocar la línea del horizonte,
aquella sobre la que se dibujan nuestros sueños
durante la noche,
mientras la luna se asoma
con su corte de estrellas
y cometas fugaces protegen nuestros deseos.

Sigue dejándose llevar por la corriente
y se impregna de su movimiento sosegado,
y se desliza suavemente, en secreto, en voz baja,
como un suspiro,
como un susurro,
que me enamora cada día,
diluyéndonos los dos en ese lago de paz,
cuyas aguas reposadas brotan en nuestros corazones amantes.


Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)
Poesía 1
Endulzas mi vida con el edulcorante de tus besos
y me fugo con ellos
hasta el horizonte de tu alma
donde me embebo de tu ser
y me convierto en un reguero de luz,
que roza tus ilusiones
y se alimenta de tu mirada de ensueño...

Sigo los caminos de tu cuerpo
y me conduces al éxtasis
en cada emanación de placer,
en cada sensación de vértigo
que me arrastra más y más
a las profundidades de tu mar de fuego,
donde pierdo el control
y me fundo con el calor
del sol y de las estrellas,
los cuales se muestran en unidad
ante el deseo consumado de nuestro amor.
Autora: María Jesús Verdú Sacases (texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual (Todos los derechos reservados)

Más poesía en:






2 comentarios:

Cristina A dijo...

MJesús recién comencé a leer tus bellos poemas ....son preciosos , versos plenos de sentimientos, emociones plasmadas en hermosas metáforas...
Iré de a poco interiorizándome de tan interesante y hermoso blog de Poesías
Fuerte abrazo
Cristina
PD Gracias por tu grata visita a mi blog.

poemas lichazul dijo...

mucha paz, dulzor , ternura, luz, ideal, fantasía , pureza y candor es lo que percibo en tu poesía

abrazos