domingo, 5 de agosto de 2012

Momentos de oportunidad


En tiempos de crisis, aprendemos a no dejarnos caer, de nuestros errores, a ser responsables y a reconocer nuevas oportunidades, haciendo lo que amamos, aunque nos resulte duro abrirnos paso. Nos transformamos y queremos estar en paz. Aprendemos a creer en nosotros mismos, valorando nuestras prioridades y descartando lo que ya no nos aporta. Distribuimos mejor nuestro tiempo y nuestras recursos. En el desapego, nos liberamos y aprendemos a ser más libres, más humildes y agradecidos y a dejar de sentirnos condicionados por la materialidad y la vanidad del exterior. Además, se propicia la colaboración y nos sentimos impulsados a ayudarnos y a ayudar a los demás. A veces, un simple gesto puede hacer más de lo que pensamos.


En estos tiempos, nos detenemos, miramos hacia dentro -como un niño inocente que no sabe juzgar ni quejarse-, nos escuchamos y aprendemos a conocernos mejor. Todos tenemos a un sabio en nuestro interior y que nos enseña a ser felices, a tener fe y paciencia. Ese sabio nos conduce a un estado de claridad, donde todo llega y se comparte.

El dolor o nos hunde o nos hace crecer y nos muestra nuestro potencial, nuestra fuerza y cambia nuestra actitud, gracias al esfuerzo por comprender el mundo, en lugar de tratar que éste nos entienda a nosotros.

Aceptar lo que nos pasa, nos conduce a disolver hábitos de resistencia y a abrirnos a una nueva perspectiva que nos conducirá a sendas inesperadas que nos mostrarán lo que realmente somos, en alineación con nuestro propósito de vida que sirve al alma. 

El juicio nos aparta de la verdad del alma. El alma huye de la necesidad de controlar, basada en el desapego y la libertad de ser y es quien nos muestra nuestra verdadera riqueza y las verdaderas riquezas que realmente nos hacen sonreír permanentemente. Y aunque la vida resulte paradójica, es una bendición y un milagro en sí misma que yo agradezco infinitamente cada día.    

Safe Creative #1208052072795

13 comentarios:

Franziska dijo...

Que sabios son tus consejos y todos son tan conocidos por nosotros, repetidos por la moral, por la filosofía, por los gurús, y sin embargo, hacemos oreja sorda o pasamos de largo.

Hemos matado la espontaneidad del niño que fuimos un día, aferrados a la rutina caminamos, tenemos miedo al que dirán, y hasta de nuestra voz interior ni siquiera llegamos a fiarnos. Somos así, somos humanos: cuando todo va bien, nos relajamos; cuando llega una crisis, nos quejamos porque siempre hay alguien o algo a quien culpar. Igual hace el gobierno que tenemos, exactamente, igual.

Un abrazo. Franziska

AMBAR dijo...

Hola María Jesús.
Muy interesantes tus letras que nos hacen pesar y reflexionar, gracias.
Un abrazo.
Ambar.

El Drac dijo...

Antes luchaba con todas mis fuerzas por seguir el rumbo que me había trazado; ahora me doy cuenta que hay algunas personas que nacen para luchar y otras cuyo destino es ir con la marea y sacar el mejor provecho de ella.

Ahora vivo tranquilo.

Un gran abrazo

ebm93 dijo...

Qué forma más positiva de mirar la adversidad.

"(...) Una nueva perspectiva que nos conducirá a sendas inesperadas que nos mostrarán lo que realmente somos" Quizás nos da miedo enterarnos de quién realmente somos.

ARCOIRIS dijo...

Hola María Jesús, gracias por tu visita. A mi también me gusta la música de Robert Coxon.
Un Saludo.

Carolina dijo...

Siempre aprecio los sabios consejos que tan generosamente compartis. Gracias, amiga. Los tengo muy en cuenta.

Poetiza dijo...

Hola amiga, bella brisa de emociones para reflexionar. Un placer leerte. Cuidate.

Alejandro Kreiner dijo...

Es el momento de dejar algunos hábitos superfluos que nos encadenan.

Saludos.

Ricardo Tribin dijo...

Gracias mi querida Ma. Jesus.

Gran post y la cita sobre el desapego me encanto.

Abrazo grande!!!

Carmen Rosa dijo...

Hola MARÍA JESÚS
Realmente hay cosas en las que tenemos que buscar dentro y reflexionar pues de lo contrario, no nos permiten evolucionar.
La aceptación, el desapego, el no juzgar que mencionas, son propias de este Ser Superior que todos tenemos, pero que no siempre conectamos sin embargo cuando tomamos consciencia de esto y nos conectamos con él,tenemos una gran guía que nos permitirá vivir esos milagros de los que nos hablas.
Gracias por esta reflexión.
Un abrazo

Lichazul dijo...

no todas las personas hacen lo que tu recomiendas, si lo hicieran la historia tendría menos baches y más concordancia con el espíritu y hasta sería virginal

las personas reaccionan a la acción del sistema que ellos mismos han creado es su naturaleza humana ,los que van en contra por lo general sobresalen y triunfan , pues su voluntad y tesón le alecciona y le hacen ser Líder frente a la masa que se siente ahogada y que es absorbida por la pasividad y la contemplación, este mundo es un caos y lo que es bueno para unos , no siempre corresponde para otros, no hay recetas, cada persona es un mundo y un laberinto propio, intentar dar con la piedra filosofal es un sueño de infantes, la vida es violenta, el planeta es violento, los ciclos son cambios radicales y violentos


sorry si sueno nefasta y dura, pero mi experiencia me dice que frente a las vicisitudes hay que ACTUAR y dejarse guiar por el Instinto

un abrazo grande y feliz domingo
muchas gracias por tu huella

Poetiza dijo...

Hola amiga, hermoso e interesante el mensaje que aportas y que me hace reflexionar, como siempre que paso a leerte. Cuidate mucho.

Mercedes Ridocci dijo...

!Cuanta verdad encierran tus palabras!

Muy buena reflexión.