viernes, 31 de agosto de 2012

La bendición del ahora


Permitir que el momento presente pase a través de ti es una bendición en la que te sientes feliz porque sí. Sin precisar de nada externo, sientes como múltiples sonrisas se despliegan en tu interior de forma tan natural como los pájaros baten sus alas para elevarse. Y aunque por fuera, la situación requiere que no sonrías, por dentro estás pletórico.

El grado de paz que acompaña a esta forma de sentir, te hace sentirte ligero y tranquilo. Sabes que nada conseguirá tumbarte pues el anclaje en el instante te enseña a no tener miedo y a sentirte en un estado vivificante de renacimiento espiritual en el que pareces estar flotando por encima de las dificultades a las que antes prestabas tanta atención que te absorbían por completo y te hacían sentir abatido y desdichado. Sin embargo, al estar centrado en el ahora ya no tienes objetivos que te angustien y las respuestas te llegan en su momento. Como aprendes a no vivir deprisa, ya que con tanto correr la vida se nos escapa a todos sin darnos cuenta, entonces consigues adoptar una actitud natural de paciencia y a estar en una posición receptiva a lo que precisas del instante y a las posibles respuestas que puedan manifestarse. Entonces es cuando colaboras con el momento, en lugar de forzarlo o ir a contracorriente.




Te das cuenta de que no necesitas todo para ser feliz, sino tan sólo de una vida sencilla, humilde, en libertad y en reconciliación con todo lo que hemos sido. A fin de cuentas, gracias a todo lo que ha sido ahora aceptamos lo que es y es esta aceptación, precisamente, la que nos regala el paso a una nueva dimensión de libertad donde es posible mirarlo todo con la mirada de sorpresa, ilusión  y agradecimiento de un niño y totalmente libres de prejuicios o condicionantes. 

El juicio nubla nuestra visión y nuestra ecuanimidad. Aprender a observar, a ver las cosas desde afuera, tratando de comprenderlas sin emitir opiniones es la antesala a despojarnos de nuestra coraza de dolor, a desaprender y a permitirnos comenzar de nuevo desde la posición que nos permite ser lo que hemos venido a ser y llevar a cabo nuestro propósito de vida. Con una mente clara y escuchando nuestras necesidades, identificaremos nuestras prioridades y sabremos qué pasos tomar. En cuanto hayamos retomado nuestro camino, de forma natural sentiremos la necesidad de ayudar y de contribuir al de los demás.      

Safe Creative #1208312205567

11 comentarios:

Ricardo Miñana dijo...

Hola Maria Jesus, excelentes reflexiones, siempre es un placer.
que tengas un buen fin de semana.
un abrazo.

Franziska dijo...

Aprender a observar, ver las cosas desde fuera de uno mismo y esto es muy complicado porque llevamos demasiado tiempo haciendo uso del único sistema métrico que conocemos, nuestra propia experiencia. Así es que lo que no somos capaces de comprender, siempre lo mediremos por el mismo rasero. Desde que era muy joven busqué comprender a los demás pero no sabía que me esgtaba buscando a mi misma. Lo que ignoro es si he conseguido hallar la salida de ese laberinto.



Un abrazo. Franziska

PEPE LASALA dijo...

Hola Mª Jesús, es una gran reflexión, llena de sabiduría y mensaje. Paso a saludarte tras mi ausencia por vacaciones, espero que estés bien. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Comtemplar, observar, intuir...
si así lo hacemos y a través del silencio individual, grupal y cósmico descubviremos la verdadera esencia.


Un abrazo.

Betty Mtz Compeán dijo...

Cuanta sabiduria en este texto, vivir el momento...desde esta perspectiva, nos va bañando de serenidad el alma, eso es muy cierto.
Abrazos y lindo fin de semana.

Carolina dijo...

Asi es, querida amiga, cuanto mas sencilla la vida, mas paz interior puedo experimentar. Trato de vivir de acuerdo a estos preceptos que generosamente nos brindas.
Un besito.

Carolina dijo...

Asi es, querida amiga, cuanto mas sencilla la vida, mas paz interior puedo experimentar. Trato de vivir de acuerdo a estos preceptos que generosamente nos brindas.
Un besito.

Ricardo Tribin dijo...

Estoy regresando de vacaciones luego de un corto receso de internet y aqui con gusto paso a saludarte. Un abrazo

Alejandro Kreiner dijo...

Me recuerda la frase: "No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita".

Saludos.

Arcoiris dijo...

Dejar que las cosas sean, despojandonos de lo que nos hace daño y agradeciendo lo que la vida nos regala nos sentiremos más plenos.
Hermosa reflexión.
Me ha gustado mucho tu espacio.
Bss de colores.

Lua Negra dijo...

Ser feliz é tão simples e, depende somente de nós mesmo.

Lindo texto, parabéns!
Beijinhos de luz.
Lua.