sábado, 12 de febrero de 2011

La tristeza

La tristeza es un estado vital en el cual a la persona le cuesta tomar decisiones acertadas, llevar a cabo actividades energéticas o tomar la iniciativa pues su estado mental impide seguir adelante con las propias decisiones, sobre todo si, además, se siente frustración, resentimiento, falta de fe en uno mismo, melancolía o falta de aceptación del presente.

Cuando la melancolía aflora, un antídoto es hacer un esfuerzo por valorar y agradecer lo bueno que la vida nos ofrece, que nos ha ofrecido y que nos ofrecerá, sintiéndolo como algo nuestro en el ahora.

Cuando la frustración aparece, podemos imaginar o reconocer las buenas cualidades que existen en algunas personas y extenderlas al resto, como si fueran una capa de energía pegajosa que se adhiere al alma de aquellos a quienes llega. También podemos sentir como este capa de energía de cualidades positivas emocionales, nos envuelve y se asienta en nuestro corazón. De igual modo, también podemos enviar la energía de nuestras propias cualidades y habilidades a los demás como si fuera una alfombra de luz que bendice a quienes ponen sus pies sobre ella.

De esta forma, contribuimos a potenciar aquello que calificamos como bueno o positivo.


Cuando el resentimiento nos nubla los sentidos, nos concentraremos en el concepto de la compasión, en la cual nos colocamos en el lugar del otro, de aquél que nos causa sufrimiento, lo comprendemos aunque no lo compartamos, lo respetamos y no lo menospreciamos y proyectamos amor, perdón y liberación, visualizando como cada uno sigue su camino en paz, sin cargas inútiles.

Cuando la tristeza va acompañada de falta de fe en uno mismo, visualizaremos a nuestro niño interior, ese niño amoroso, alegre por nacimiento que corría libre, jugaba y se sentía maravillado ante cosas que pasan desapercibidas en la edad adulta. Finalmente, le pediremos a ese amor que impregnaba el alma del niño que se adhiera al adulto que somos ahora, el cual beberá de esa cascada energética y vaporosa, infinita y poderosa que siempre está a nuestra disposición.

Cuando la tristeza va acompañada de falta de aceptación del presente, le pediremos al presente que se presente como una caricia ante nosotros la cual sentiremos a flor de piel gracias a los sentidos. Cuando toquemos, rocemos intentaremos sentirlo tan intensamente como podamos y cuando los rayos del sol o la frescura de las gotas del rocío se crucen en nuestro camino, les agradeceremos que estén allí para recordarnos que la vida pasa y que todo es transitorio, incluso la tristeza o las cosas que no nos gustan, las cuales podemos disolver, valorando otras cosas buenas por simples que parezcan y tratando de comprender que lo que no nos gusta está ahí por alguna razón que no entendemos, pero que nos dejará una valiosa lección y probablemente abrirá la puerta a nuevos caminos o nuevas formas de pensar que se materializarán en nuevas experiencias. A veces, la magia de la vida se abre a partir de la inquietud, del sufrimiento, de lo imprevisible, de lo desconocido o de lo emocionante.

El poder de los cinco sentidos y el ser plenamente conscientes de que están teniendo lugar ahora mismo, nos ancla poderosamente en el presente, trayéndolo de este modo a nuestra realidad y llegando a dejar en segundo lugar a aquello que no nos gusta. Si además, aprendemos a mirar a lo que nos disgusta, pero a la vez reconocer que ante lo que nos desagrada podemos también sentir serenidad o alegría, descubriremos que no siempre es posible sentir una sola emoción en este mundo dual y que la mezcla de dos o más emociones cobra fuerza en lo cotidiano. De hecho, la verdadera serenidad o paz es la que es capaz de cobrar fuerza a pesar de la tristeza, la decepción o el conflicto.

Safe Creative #1102128481095

15 comentarios:

AMBAR dijo...

Hola Maria Jesús, hermoso texto, cierto que la tristeza y melancolía, nos roba tiempo de felicidad.
Un abrazo.
Ambar

fonsilleda dijo...

Gracias por tu visita. Muchas gracias.
En este momento me vienen muy bien cualquier palabra y más si son de apoyo o de complicidad.
Lo que dice tu post es bien cierto pero lo difícil es llevarlo a la práctica día a día.
Pero, ahí seguimos ¿verdad?.
Saludos y mis bicos.

josefina dijo...

Este texto es magnífico y lo pondré en el blog
Un beso

Luz del Alma dijo...

Gracias Ma.jesús, hermoso texto nos regalas. La magia de la vida se abre paso... siempre.
Y es verdad, vivimos en un mundo dual, y como tal sentimos...
Gracias por ser parte del camino.
Abrazo de luz amiga, Mirta

TORO SALVAJE dijo...

Creo que la mía venía en mi pack genético.

Besos.

administrador dijo...

He puesto en el blog de la asociación tu magnifico texto.
Josefina

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Hola amiga,
cuánto buen gusto hay en ti... enhorabuena. Tratas el tema con delicadeza y sencillez.

Hoy me paso para invitarte a mi nuevo espacio, en el que también he colgado tu artículo. Te invito a seguirlo :)

Un abrazo

AnaR dijo...

Para algunos es un estado natural, no es mi caso,pero hay quien sabe recrearse en ella

Un abrazo,ya de vuelta

Déjame un Poema dijo...

Querida amiga, gracias por regalarnos la belleza de tus letras que son como caricias para el alma, es un placer enorme leerte.

. . . . . . . ¶¶¶ . . ¶¶¶.¶ .¶¶ Querida Amiga
. . . . . . .¶¶¶.¶. .¶¶¶. . .¶¶
. . . . . . ¶¶¶¶. . . ¶¶¶ . . .¶¶¶ que hoy
. . . . . .¶¶¶¶¶ . . ¶¶¶¶.¶¶ .¶¶ tengas un
. . . . . ¶¶¶¶. . . . ¶¶¶¶. . . ¶¶ Día muy
. . . . ¶¶¶¶¶¶¶. . . . .¶¶. . . ¶¶ Especial
. . . . ¶¶¶¶¶¶¶¶. . . . ¶¶. . ¶¶
. . . . ¶¶¶¶¶¶¶¶¶ . . ¶¶. . ¶¶ Con todo
. . . . . ¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶ ¶.¶¶ mi cariño
.¶¶. . . . .¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶.¶¶
.¶¶¶¶¶ . . . . . ¶¶.´´´´¶¶¶¶¶¶´´´´´´¶¶¶¶¶¶
.¶¶¶¶¶¶¶. . . .¶¶. ´´¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶´´¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶
. ¶¶¶¶¶¶¶ . . ¶¶. .´¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶´´´´¶¶¶¶
. .¶¶¶¶¶¶¶ . ¶¶. . ¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶´´´´¶¶¶¶
. . .¶¶¶¶¶¶. ¶¶. . ¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶´´¶¶¶¶¶
. . . .¶¶¶¶¶¶¶. . . ¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶ ´¶¶¶¶¶
. . . . . . . .¶¶. . . .´¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶
. . . . . . . ¶¶. . . . ´´´¶¶¶¶¶¶¶¶*Noemí*¶¶¶¶¶
. . . . . . .¶¶. . . . . .´´´´´¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶
. . . . . . ¶¶. . . . . .´´´´´´´¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶¶
. . . . . . ¶¶. . . . . .´´´´´´´´´¶¶¶¶¶¶¶¶
. . . . . . ¶¶. . . . . .´´´´´´´´´´´¶¶¶¶
. . . . . . . ¶. . . . .´´´´´´´´´´´´¶
Que Dios te bendiga

Ignacio Bermejo dijo...

La tristeza nos sirve para valorar mejor el tiempo que nos sentimos felices. Un beso grande.

alejandro dijo...

Si ves la tristeza pasar bajo mi ventana, ponle esa escalera que tú mismo has construído para facilitarle para entrada:)

delfin en libertad dijo...

Es bueno buscar el equilibrio y tratar de mantenerlo, pero la tristeza la veo como un trayecto pasajero que hay saber que sortear par remontar de nuevo con más fuerza. Bello texto. Abrazos!

Déjame un Poema dijo...

Querida Amiga, pasé a saludarte, voy a estar ausente por 15 días.
M e voy a tomar unas vacaciones que hace 4 años no tomo.
Me creo imprescindible y me cuesta irme, pero tuve un año difícil y necesito distraerme un poco.
……..Besitos……...
(¯`•.•´¯) (¯`•.•´¯)
*`•.¸(¯`•.•´¯)¸.•´
¤ º° ¤`•.¸.•´ ¤ °º ¤
……..Noemí……….
Que Dios te bendiga hoy y cada uno de tus días, Gracias por estar.

OZNA-OZNA dijo...

muchisimas gracias por la belleza que siempre nos aportas, un besin muy muy grande de esta asturiana.

OZNA-OZNA dijo...

bellisimo texto nos regalas para nuestro deleite, esta asturiana te da infinitas gracias por el y te manda un besin muy muy grande.