lunes, 28 de marzo de 2011

Confiar ciegamente

Confiar en los demás no debería ser confiar ciegamente y nunca debe implicar que creamos tanto en alguien que cometamos el error de idealizarlo a toda costa pues todos actuamos en función de nuestro momento actual de evolución y, por tanto, cometemos errores y aciertos. La idealización, por tanto, no contempla que alguien pueda equivocarse y nunca responde a una realidad objetiva.

De igual manera, si alguien comete un error y lo censuramos duramente y para siempre por ello o lo apartamos de nuestra vida, no contemplamos la posibilidad de que pueda rectificar, enmendarse o simplemente reconocer su error. Por tanto, centrarse en la idealización o en su opuesto, el menosprecio o la indiferencia es una muestra de que nos movemos en los extremos de la balanza.

  • Confiar en las personas nunca debe cerrarnos los ojos a la posibilidad de error en su actuación y, de igual forma, confiar en nosotros mismos incluye que nos aceptemos con nuestros defectos y virtudes y que nos perdonemos por nuestros errores y valoremos y potenciemos nuestras cualidades. Además, perdonarnos a nosotros mismos facilitará que perdonemos a los demás.
Safe Creative #1103288832864

8 comentarios:

*Luna dijo...

Me gusto tu texto muy cierto
un beso corazon

Hada Saltarina dijo...

Como siempre, los extremos no son buenos, y tú lo haces ver en este post. Gracias por ello.Besos

Alejandro Kreiner dijo...

Sino juzgamos ya no necesitamos perdonar.

Saludos.

Lidia M. Domes dijo...

Asentir a la Vida, tal como es, con lo bueno y lo difícil, nos ubica en un lugar de no juzgar, en el que tampoco es necesario perdonar, porque al fin, nunca sabremos si lo que hoy parece malo, nos dejará un gran aprendizaje.

Un abrazo!

AZAHARA dijo...

A mí me pasa con la persona que amo. Sé que la tengo idealizada, pero es algo que no puedo evitar... para mí es perfecto! :)

Los extremos siempre son malos.

Carina Sampó, facilitadora de cambios, terapeuta psicodramatica, coach personal dijo...

una entrada Breve pero intensa!
Estoy de acuerdo contigo M. Jesús.
El problema lo veo cuando te cruzas en tu camino a personas o personajes inmaduros que viven en ese plano de idealización o ingenuidad. Cuidado con no dejarse arrastrar por tanta inmadurez!
Gracias!
un abrazo

gaviota dijo...

idealizar jamas pue spodemos tropezar te invito ami nuevo blog jardin zen espero te guste besitos de gaviota en vuelo.

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Hola M.Jesus!
paso hoy a saludarte y a desearte mucho descanso estos días :)
Confiar ciegamente... siempre confiar en las personas, creer en las personas, pero saber que existe la posibilidad de error y de abuso. Crecer hacia la aceptación de uno/a mismo/a y de los errores propios y ajenos.
Un fuerte abrazo, amiga mia!