lunes, 13 de julio de 2015

Sentir



Sentir implica no perderse en el transcurso de la vida, no dejar que se nos escape, sinó ser conscientes del ahora y permanecer atentos.  Si nos distraemos y nos dejamos atrapar o cautivar por una realidad engañosa, nos dispersaremos y acabaremos sintiéndonos perdidos.


Tomar consciencia del regalo de nuestros cinco sentidos y abrirnos a nuestros sentimientos, sentirlos plenamente, nos ayudará a conocernos, a mantenir nuestra mente atenta y clara y también a vivir el instante.   


Sentir constituye el preciado regalo que hemos venido a redescubrir. Cuando intensificamos nuestros sentidos y sentimientos, podemos sentirnos vibrar interiormente e incluso llegar a llorar de emoción o alegría. Es en este preciso estado cuando nuestros sentimientos, las sensaciones, nuestras visualizaciones o sueños tienen más posibilidades de cobrar vida y, por tanto, de convertirse en reales.  La continuidad y la constancia hasta que seamos capaces de crear el poderoso hábito de sentir a plena conciencia, completamente, nos convertirá en los creadores que todos hemos venido a ser pero para eso  se requiere firmeza o convicción y la fortaleza de no dejarnos arrastrar o afectar por el trasiego del exterior el cual siempre nos engulle o anula para convertirnos en esclavos de una realidad que nos maneja a su antojo. Además, una vida estresante siempre acaba minando nuestra salud. 



El silencio resulta un gran sanador que nos ayuda a reencontrarnos con nuestro espacio interno a través de la meditación u otras técnicas de introspección. 


Sentirse vivo, disfrutar del tiempo libre e incluso darnos permiso para ser niños, aunque sólo sea breves instantes, constituye la mejor estrategia para sentir nuestro ser, reconciarnos con lo que realmente somos, libres de expectativas ajenas.

Autora texto e ilustración: María Jesús Verdú Sacases
Texto e imágenes inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual 
Técnica ilustración: Pastel blando

6 comentarios:

María dijo...

Sentir siempre desde el alma, desde la profundidad, desde la misma vida.

Un beso, amiga mía.

Volarela dijo...

"Libres de espectativas ajenas".
Qué bonito y qué bien expresado tu texto. Es tan importante encontrar ese espacio donde poder ser fieles a nosotros mismos, reencontrarnos...
Tu dibujo es pura paz.
Me ha encantado todo. Me ha estimulado. Gracias.

Un abrazo muy cordial :)

Amapola Azzul dijo...

Un beso, me gustó tu post.

Gabriela dijo...

Encontrar el niño interior y no perder jamás la capacidad de asombro son ingredientes esenciales para una vida donde el aburrimiento no tiene lugar.

Ángela dijo...

María Jesús agradezco tu paso por mi blog y tus amables palabras. Una alegría saludarte.
He visto tus tres blogs. Maravillosos. Me he detenido en este, porque en este momento me identifico con lo que dices. Encuentro profundidad y sentir en tus palabras.
Un fuerte abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Querida Maria Jesús.

Siento alegría al leer tu magnifico escrito acerca del sentimiento.

Abrazo grande.