sábado, 8 de febrero de 2014

Los niños y los animales


Los niños mantienen una relación especial con sus mascotas, compartiendo juegos y momentos, algunos de los cuales seguirán recordando incluso en la edad adulta. La simpatía de muchos animalitos los hace conectar con el alma de los niños y mantiene viva su relación. De hecho, hay mascotas que mantienen un lazo mucho más afectivo con los niños pues su corta edad los mantiene en la inocencia, en la alegría y en el ahora, algo que los animales domésticos también experimentan.

Safe Creative #1402080100455
 

Lo que más suele gustar a los niños es estar con sus mascotas desde que éstas son unas crías y experimentar junto a ellas el crecimiento, algo que les unirá y creará lazos afectivos relevantes. De hecho, las crías de los animales son afectuosas, necesitan protección, rezuman dulzura y les encanta jugar. Suelen tener tanta energía como los niños y esto crea un punto en común que les convertirá en amigos. De este modo, los niños aprenden a interactuar con los animales, a ser responsables de ellos y a conocer sus necesidades. Además, se comunicarán entre ellos con un lenguaje especial, propio en el que la creatividad y la afinidad hará que se arraiguen tanto en el ahora que, a veces, no serán conscientes del paso del tiempo que ambos comparten con agrado.

Estar con animales es una manera de aprender a trabajar en equipo, de mostrar los sentimientos, de dedicarnos a los demás, de ser compasivos y tolerantes y sobre todo de disfrutar del lado más simpático de la vida que los niños conocerán a través de sus animalitos.

Safe Creative #1402080100509

Los animales no son rencorosos, por eso, nos enseñan amor incondicional y el verdadero sentido de la amistad. Aunque no hablen nuestro lenguaje no por eso dejan de prestarnos atención cuando les hablamos y les miramos y, sorprendentemente, nos entienden pues algunos animales son muy inteligentes y su instinto les conduce a ser muy receptivos, comunicativos e intuitivos. Todos recordamos a nuestras mascotas cuando éramos niños, ellas nos hicieron sentir mejor, compartiendo experiencias que siempre formarán parte de nosotros y que nos convirtieron en individuos más íntegros, abiertos y comprensivos.


Autora texto e ilustración: María Jesús Verdú Sacases
Texto inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual
Técnica ilustración: Acuarela

13 comentarios:

TriniReina dijo...

Me encantan tus ilustraciones y no podría estar más de acuerdo con el texto.

Saludos

PEPE LASALA dijo...

Precioso Mª Jesús, si tienen algo en común es la sinceridad. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

Ricardo Tribin dijo...

Los niños aman a sus mascotas y viceversa.

Que buena exposición!!

Josefa dijo...

Los animales saben agradecer las caricias de los niños. En casa
teniamos un perrito que era una delicia ver como jugaba con el mas pequeño de mis hermanos.
Me han encantado los dibujos y el escrito.
Un beso.

Cielo dijo...

Un post muy interesante
ojalá más gente empezará por ahí
a vivir sus vidad con ese amor hacia
los animales.

Los dibujos acompañan muy bien.

Un saludo.

Skyline Spirit dijo...

pretty nice blog, following :)

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Los niños y los animales entran en el juego intimo de las Divinidades.


Gracias.
Un abrazo.

Poetiza dijo...

Texto e imagen, son belleza al alma amiga, cuidate mucho.

Ricardo Tribin dijo...

Gracias, querida Ma. Jesús, por esta bella parodia acerca de estos fieles amigos que nos hacen compañía y alegran nuestras vidas.

Manuel dijo...

Preciosas tus ilustraciones, sobre todo me encanta esas caritas de los niños que siempre rezuman alegría y ternura.
Un abrazo, María Jesús.

RECOMENZAR dijo...

me ha encantado encontrarte
tus blogs tienen magia

Ricardo Tribin dijo...

Es una relación mutua pues las mascotas y los pequeños se aman mutuamente. Yo, ya adulto mayor, tengo a Bruno, mi gato, quien es mi mas grande amigo.

Camilo Perez dijo...

Con detalles inolvidables en fechas espepciales es cuando se comparte con alegria haciendo que
la felicidad perdure mucho mas e incomparables recuerdos buenos.