jueves, 25 de octubre de 2012

Reiki



Los efectos de la energía reiki se potencian considerablemente, cuando se llevan a cabo en equipo y sobre todo cuando se hace de forma comprometida pero desapegada en la que uno asume su papel de mero canal de energía y acepta que es la energía y los guías quienes llevan realmente a cabo el proceso energético a través de nosotros. Por tanto, a pesar de tener la intención de ayudar y un propósito, hay que tener la humildad de asumir que la verdadera sanación corresponde a  la divinidad, quien dirige la energía canalizada a través de nosotros como sus meras herramientas en la Tierra.

La energía reiki nos ayuda a elevar nuestra vibración, a sentirnos en paz y conectados con algo superior a nosotros lo cual aunque no sepamos explicar, podemos experimentar como seres espirituales que somos en carne y hueso. Reiki nos acerca a nosotros mismos y a los demás y contribuye notablemente a la transformación y sanación de nuestra realidad.


La serenidad y el calor de la energía que se siente en cualquier imposición de manos de energía reiki es la puerta de acceso a la capacidad espiritual que reside en cada uno de nosotros. Vivir esta experiencia compartiéndola con los demás y sintiendo como nuestros guías de luz trabajan con nosotros, es algo sumamente gratificante para lo cual no siempre existen palabras pero que se acerca a la perfección inherente a la raza humana alineada con el ser.

Los intercambios de energía reiki en grupo generan lazos de unión entre sus miembros pues se suscitan entre ellos una conexión de luz especial que potencia la fuerza del grupo y las ganas de compartir.

La conexión con el planeta Tierra es profunda y auténtica en Reiki pues puede enviársee energía al planeta en su conjunto o bien focalizarla en un lugar concreto a kilométros de distancia, o bien podemos enviarla allá donde estamos presencialmente, por ejemplo, dirigirla a nuestro hogar, jardín y a sus plantas o a lo que en él esté, por ejemplo, mascotas, a nuestro lugar de trabajo, también en parques o plazas de ciudades o desde cualquier otro punto en el que estemos presentes y al que deseemos infundirle energía de luz y de amor.

Reiki nos recuerda que somos seres espirituales y que es posible crear un lugar mejor a través de la energía y los símbolos.

9 comentarios:

Ricardo Tribin dijo...

Querida Ma. Jesus,

Haz hecho un gran resumen del espiritual concepto del Reiki.

Mil gracias!!!

José Ramón dijo...

Mª Jesús Muy admirable esta recapitulación.
Feliz fin de semana es un placer pasar por su blog.

Saludos desde Abstracción texto y Reflexión

OZNA-OZNA dijo...

Mil gracias por obsequiarnos tan bellas e interesantes letras. Muchos besinos de esta amiga que te desea feliz domingo con inmenso cariño.

Janeth dijo...

Que lindo post, el reiki una energia sanadora que libera el estres, un estilo de vida pacífico, gentileza hacia todos, calma en tu mente y en tu vida.

Quiero agradecerte por tu amable visita en mi blog y por tus calidas palabras, espero que sigas visitandome ya que tenemos gustos afines y mucho en comun,...

Alejandro Kreiner dijo...

Muy inte3resante donar energía sin esperar nada cambio.

Saludos.

José María Souza Costa dijo...

Invitación
Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven acá, y, deja un comentario, para Yo, seguí tu blog.

http://www.josemariacosta.com

martinealison dijo...

J'aime beaucoup les dessins qui accompagnent vos écrits...

Un grand merci pour l'ensemble de vos très gentils commentaires...

Gros bisous.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Admirable respuesta a la luz de las bellas almas.



Una abraçada.

Conchi dijo...

Muchas gracias por regalarnos estas bellas palabras. Yo creo en la energía del Reiki e intento practicarlo, aunque estoy en pañales. Quizás con un poco de tu ayuda consiga ponerlo en practica conmigo misma en estos momentos tan difíciles de mi vida.
Un gran beso de esta amiga que te desea con mucho cariño, una Feliz Navidad en compañía de los tuyos.