lunes, 12 de marzo de 2012

Del agradecimiento al reverenciamiento


Un grado superior al agradecimiento lo constituiría el reverenciamiento o reconocimiento de la luz del instante.


Reverenciar el instante no sólo incluye el agradecimiento sino venerar lo sagrado, lo sabio y lo sublime que cada experiencia, elemento o ser encierra. Así pues, existe un pequeño dios en cada persona, en cada animal, en cada vivencia o en cada elemento que nos rodea. Se podría decir que ese pequeño dios ha bajado a aprender a la Tierra aunque en sí mismo es una divinidad que existe en cada uno de nosotros y en todo lo que nos rodea.

Reverenciar el momento nos ancla profundamente en el ahora, nos enraiza con fuerza, nos permite apreciar la perfección de cada momento, la aceptación del karma y confiar en que todos tenemos nuestro papel aquí y ahora, aunque a veces no lo comprendamos. De esta manera, la vida se nos presenta como una paradoja, como un misterio que no siempre se rige por la lógica, como una escuela que nos empuja a alcanzar una mayor conciencia de nosotros mismos y de nuestro alrededor.

A veces, la apreciación de la luz del instante puede hacer que en cierto modo nos sintamos embelesados ante la belleza que se nos muestra, la simple adaptación a las circunstancias o el reonocimiento de la fuerza de nuestro ser.

En la veneración del instante, éste nos cautiva y nos presenta al ahora como el eterno amigo donde el futuro y el pasado no son relevantes pues la atención se centra en lo que es.

Cuanto más fuerte emocionalmente y equilibrado es un individuo mayor capacitación para sumergirse en el aquí y el ahora. Las preocupaciones, los juicios, el dar rienda suelta a las invenciones del ego y el odio o las rencillas son, entre otros, factores que provocan que se nos escape el instante pues nuestra atención queda atrapada en el pasado o en el futuro, ambos completamente inexistentes ahora. De esta forma, es como si viviéramos virtualmente en tiempos que no están y que nos alejan del despertar, del ser que todos somos y sobre todo de sentir desde el corazón y conocer el significado verdadero del amor.

Safe Creative #1203121292258

9 comentarios:

pluvisca dijo...

El aqui y el ahora son meta para poder vivir enpaz con nuestro interior...es un camino...

besos

Carolina dijo...

ay, si cuanta razon tenes... no derrochemos nuestro precioso tiempo en peleas y rencillas constantes, a esta altura de mi vida ya no me relaciono con gente que perturbe mi psiquis, ya elijo yo. Que dicha.
Un beso.

Poetiza dijo...

Hola amiga, bella reflexion para el alma que te lee. Besos, cuidate mucho. Gracias por esta Brisa de Emociones.

Ricardo Tribin dijo...

Querida Ma. Jesus, tu concepcion del ahora es magnifica.

Rayén dijo...

Sentir y vivir desde el corazón el ahora, el presente sin dejarlo escapar es muy sabio pero cuesta hacerlo.

Tenemos que darnos cuenta de que cada instante es un verdadero regalo y agradecer el hecho.

Ha sido un agrado leerte, amiga querida.

Que tengas una linda semana.
Muchos abrazos.

Betty Mtz Compeán dijo...

Llegar a sentir esa paz,esa comunion con el momento, con lo que te rodea, y contigo misma, es dificil, pero no imposible.
Que bello y sabio texto amiga.
Un abrazo.

Dubby Mtes dijo...

Hermosas palabras que me hacen pensar y analizar un par de cosas hermosas.
Gracias por esta reflexión. Besos, abrazos y buena vida amiga!!

OZNA-OZNA dijo...

mil gracias por regalarnos tan bella y sublime reflexión querida y admirada poetisa. Muchos besinos de esta amiga

Irhati dijo...

Permíteme que resalte este párrafo de tu escrito:
"En la veneración del instante, éste nos cautiva y nos presenta al ahora como el eterno amigo donde el futuro y el pasado no son relevantes pues la atención se centra en lo que es"
Ya me lo he copiado.
Hermosas reflexiones.
Gracias por compartir.
Un abrazo.