martes, 10 de mayo de 2011

La confusión


La confusión es un sentimiento que imposibilita decidir cuestiones importantes a la persona que le invade, por lo que prefiere postergar la toma de decisiones debido a esta confusión que puede ir acompañada de miedo, temor o inseguridad. Además, el sujeto confundido se siente vulnerable y carece de la determinación necesaria para afrontar las consecuencias de cualquier decisión. Así pues, sigue navegando sin rumbo fijo, dejándose arrastrar por las circunstancias. Si toma una decisión, la persona no se siente segura y le es fácil dudar y echarse atrás.

La mejor manera de luchar con la confusión es calmar la mente y buscar el silencio interior con técnicas como el yoga, la meditación o similares que nos ayuden a encontrar la confianza y la paz en nosotros mismos y en la vida. Escucharnos a nosotros mismos y encontrar el tiempo para detenernos también nos ayudará.

Cuando la mente está en calma es el alma quien nos habla y no la mente egótica por lo que el camino a seguir se descifrará y la claridad mental sobrevendrá. Sin embargo, es necesario darse tiempo para abrirse al proceso de reencuentro con uno mismo y de darse permiso para ser conscientes que somos seres de luz y que la luz interior se abrirá paso, si escuchamos los designios del corazón, aprendemos a dejarnos llevar por la intuición y a descubrir quienes somos, precisamente, para dedicarnos a ser y a desarrollar la misión del alma.

Safe Creative #1105109182592

9 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Tienes razón, ante la confusión lo mejor es detenerse y esparar la claridad confiando en que vendrá.

Besos

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola María Jesús

A veces resulta muy complicado salir de la confusión, por eso como bien dices, calmar la mente a través de las herramientas que mencionas, es una solución estupenda.

Una gran entrada.

Besotes.

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Hola amiga!
Cuando he visto el título de tu post de hoy no he podido resistirme. Es un tema que me encanta. La verdad es que recuerdo varias ocasiones en mi vida en las que he estado en ese estado de confusión del que hablas y de ello aprendí a no dar pasos hacia ningún lado. SIn embargo, suele ser complicado, y desde fuera puede que no se entiendan tus reacciones. Es lo que he visto también en otras personas confusas y me han enseñado mucho (sobre todo a entender y dar tiempo).
UN abrazo muy fuerte. Es un placer leerte :)

Alejandro Kreiner dijo...

No es fácil seguir el camino adecuado cuando hay alteraciones de la personalidad.

Saludos.

..NaNy.. dijo...

Hola de visita por otro de tus blogs, Tienes toda la razon ante la duda y no tener las cosas claras mejor esperar. saludos

OZNA-OZNA dijo...

bellas y sabias letras nos regalas , esta asturiana te da infinitas gracias por hacernos participes de ellas y te manda un besin muy grande.

Rayén dijo...

Excelente reflexión.Siempre es bueno tomar las cosas con calma antes de tomar una decisión importante.

Me alegre mucho verte pasear por mi blog.Gracias por tu visita.

Un montón de cariño para ti!!.

jose juan mindiola barrios dijo...

Gracias por esas palabras

jose juan mindiola barrios dijo...

Gracias por esas palabras