sábado, 15 de mayo de 2010

El ser interior


Abrirse al ser interior es despertar y reencontrarnos con nuestra esencia de niño interior, con aquella perfección que fue creada al nacer y que forma parte de nosotros de forma natural. Pero es algo que acostumbramos a olvidar y a ignorar en parte porque el autoconocimiento implica cambiar lo que se nos ha enseñado durante años, romper esquemas y rendirnos a la evidencia de nuestro propio yo, ese yo que ha estado ahí desde siempre y que se manifiesta desde el estado de la paz y la quietud mental y que nos abre las puertas a la autoconfianza, el positivismo, la flexibilidad y el desapego. Ese ser que nos dice que las cosas son como deben ser, no como nuestro ego nos impone que sean. Vencer eso puede llegar a convertirse en un gran reto con nosotros mismos.

La relación con el ser interior se basa en lo sencillo y en mirarlo desde el amor del corazón no desde los intereses del exterior, que nos condiconan y nos encierran en una cárcel sin ser conscientes de ello.

El ser interior está libre de juicios y se nutre de un sentido de unidad consigo mismo y con los demás.

Una meditación que puede acercarnos a él es imaginarlo como la brisa, esa brisa que siempre nos rodea en el aire. El aire siempre ha estado ahí, aunque no queramos darnos cuenta, pendientes de otros detalles que tienen el poder de absorbernos por completo. Es ese aire gracias al cual podemos respirar, el que siempre abraza nuestro cuerpo y nuestras emociones y, que cuando se transforma en una dulce brisa, nos acaricia la piel y puede llegar incluso a penetrar por nuestros poros y cada pliegue de nuestros pensamientos hasta fundirse con el amor de nuestro corazón. Siéntelo así por unos instantes. ¿Notas como tienes ganas de sonreír?... Es tu corazón que te dice que te fusiones con su risa a través de tus labios. Sonreíd al unísono. Sonríele a tu ser interior y a la vida que tienes la dicha de vivir y siéntete tú mismo desde la calma del momento presente.

1 comentario:

Laura Rosales. Psicóloga y Experta en Terapia Familiar dijo...

Hola Mª Jesús,
hoy me paso por tu blog para contarte que tienes un regalito en el mio. Espero que te guste. Lo hago con mucho cariño.

Laura
http://blog.naskendi.net