sábado, 24 de octubre de 2015

La confianza ciega

La confianza ciega, sobre todo, cuando no se ha aprendido a descartar, discriminar o discernir no resulta buena consejera. 

La confianza debe ir acompañada de dosis de realidad pues de lo contrario se convierte en una quimera imposible de alcanzar. Aprender a marcar límites ayuda a no confiar ciegamente pues una confianza de tal tipo suele acabar en desilusión o desengaño. 

No hay que tomar decisiones a la ligera ni tampoco darle demasiadas vueltas a un tema sino que hay que saber tomarnos el tiempo realmente necesario para tomar sabias decisiones. 

Fluir, hacer las cosas fáciles, de forma sencilla, con serenidad, con madurez, sin complicaciones innecesarias puede ayudarnos. Lo importante es aprender la lección para volvernos hoy más sabios que ayer y soltar lastre, no martirizarnos por habernos equivocado o dejarnos engañar. Hay que dejar ir las dudas sobre uno mismo, el resentimiento, la aflicción y asentarnos en nuestra paz interior para hacernos más fuertes y no dejarnos condicionar por emociones dañinas.



Hay que ser honesto y cumplir con lo que hemos prometido o asegurado, de lo contrario, otros nos enseñarán del mismo modo en que hemos obrado nosotros. No hacerlo así es una falta de coherencia con uno mismo. Recogemos lo sembrado como norma general pero si recibimos un agravio de alguien sin haberlo causado nosotros con anterioridad, entonces también recibiremos una ayuda inmediata.  

Nuestras decisiones pueden ser espontáneas pero desde la calma o la sabiduría pero también ponderadas, maduras o realistas. Decibir sabiamente, sin prisas ni impaciencia, nos ayudará a confiar pero no a confiar ciegamente, de forma necia. Una persona con una elevada autoestima pero íntegra, humilde y equilibrada, fuerte y que afronta las dificultades con coraje, determinación, positivismo y perseverancia suele tomar buenas decisiones, confía en sí misma pero no actúa de forma ciega pues sabe distinguir la verdad del engaño.      

Autora texto e imagen: María Jesús Verdú Sacases
Texto e imagen inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual
Técnica imagen: Pastel blando y lápices acuarelables

  


5 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Buen consejo. Besos.

Gabriela dijo...

El miedo, las dudas... cómo paralizan a veces.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Confianza y libertad a través de la serenidad.

Un Abrazo.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Cuando la confianza es ciega nos perdemos en el abismo y precipicio.

Un Abrazo.

ANNA dijo...

Te dejo mi blog de poesia por si quieres criticar gracias.
Me gusta mucho el tuyo.
http://anna-historias.blogspot.com.es